Unas casas con historia

Corrían malos años para los masones al norte de los pirineos, allá por 1850. Los hermanos Mur Arangoiti, uno albañil y otro carpintero, dejan su Bearn natal y se trasladan a Ansó, donde construyen varias casas  de excelente factura en la calle Chapitel, con elementos arquitectónicos y distribución racionalista, fieles a las ideas de la revolución francesa y  con detalles que recuerdan la hechura bearnesa.

Dejan los sellos familiares de la logia, tanto en el exterior como en el interior.

Los hermanos Mur Arangoiti, buenos conocedores de los pasos pirenaicos, empezaron a hacer contrabando, trayendo para los pujantes ganaderos locales, relojes de pared, telas, vajilla, y utensilios, llevando en mulos todos los encargos que tenían, tanto para las  familias locales como para los burgueses aragoneses y llegando con sus mercancías hasta Madrid.

En una de estas casas situada en la calle Chapitel 8, vivieron después notarios, médicos… hasta que en 1978 la compramos, convirtiéndola en la primera posada vegetariana del estado, lugar de reunión de muchos heterodoxos y  alternativos de la época.

En 1999  surge la ocasión de comprar la casa que, quizás, reúne las mejores condiciones para el turismo rural en Ansó, por su orientación, terreno y espacio interior.

Esta casa también tiene su historia, que relatamos a continuación:

En 1916, Francisco Gurría  volvía  a su pueblo tras su aventura como indiano en Argentina, cargado de platita.

Compró una casa, la derribó y construyó ésta, con los mejores elementos arquitectónicos y mobiliarios posibles, se compró el  balneario de Tiermas y se casó con su sobrina con la que tuvo 4 hijos.

En 1956  el dictador Franco le inundó el balneario al hacer el pantano  de  Yesa que lo cubre. Entonces, su familia emigró a Barcelona donde murieron todos sin dejar descendencia.

En 1999 compramos la casa que llevaba 40 años abandonada, la restauramos, respetando tanto el mobiliario como el estilo modernista. Rehicimos el huerto, que queda a los pies de la muralla gótica que rodea  la iglesia.

En 2000 nos trasladamos desde la antigua  Posada Magoria a  ésta y continuamos con nuestra actividad en la nueva ubicación, calle Milagro 32, junto a la iglesia .