Nosotros

Como hablar de uno mismo mejor que lo hagan otros, aquí transcribimos de forma literal una descripción de nuestra posada y vidas extraída del Consorcio de los Valles:

Posada Magoría: Una forma diferente de hacer turismo en Ansó

Esta iniciativa no se trata de una vivienda de turismo rural de las habituales que nos solemos encontrar en otras zonas del pirineo, sino que tiene algunas peculiaridades que a continuación vamos a ir exponiendo.

Enrique Ipas, nacido en Zaragoza, lleva residiendo desde 1976 en Ansó, su familia proviene de este valle y decidió volver a sus orígenes. En un principio comenzó con la antigua Posada Magoría, actualmente tiene unas nuevas instalaciones junto a la iglesia de Ansó.

El negocio lo llevan su mujer Teresa y él. En el cual se ofrecen distintos servicios además de alojamiento y manutención (desayuno y cenas). Teresa da clases de Yoga, relajación, etcétera.

Se trata de un establecimiento tradicional, ya que la casa construida en 1916, se encuentra totalmente rehabilitada, posee espacios verdes en las terrazas, con espectaculares vistas a los valles que lo rodean.

La filosofía de Enrique y Teresa hace que la comida que se ofrece en el establecimiento sea vegetariana y de origen biológico. Por lo tanto, una de las características que sobresalen de este establecimiento está entre sus pucheros ya que la cocina que aquí podremos degustar es  vegetariana.
Prácticamente todos sus productos son del propio huerto biológico que posee el establecimiento.
Ellos pretenden que Posada Magoria sea un lugar de encuentro de la cultura popular de los valles, donde los visitantes logren unir el valor natural de los paisajes de estos valles, con la cultura tradicional de la zona.

Extraído de la web del Consorcio de los Valles