Llega la primavera a nuestro huerto

Abril 15th, 2009 by teresa

Hoy os vamos a presentar nuestro huerto, que es el que suministra la mayoría de los vegetales que necesitamos para abastecer nuestra cocina ecológica.

Este huerto llevaba 50 años sin cultivarse y anteriormente nunca había sido tratado con fertilizantes sintéticos ni herbicidas de ninguna clase. Procedía de un bosquecillo autóctono que remodelamos hace diez años cuando restauramos la casa y nos trasladamos aquí. Lo dispusimos en bancales para neutralizar el nivel del terreno y optimizar el uso de la tierra.

Está orientado hacia el este, recogiendo los primeros rayos de sol que llegan al valle y lo estimulan desde las primeras horas del día. Está aislado de los demás huertos con lo que evitamos cualquier contaminación por elementos extraños que, por otra parte apenas se utilizan en estas latitudes y que pudieran ser arrastradas por el viento y el agua. El riego lo hace la lluvia y el resto lo complementamos con el  agua del manantial que abastece las casas de Ansó.

El mes de marzo ha sido muy seco lo que nos ha permitido trabajar bien la tierra, añadiendo el fiemo que Iñigo (¿ya vives?) nos ayudó a traer este otoño. Para abonar esta cantidad de terreno 450 mts., lo hacemos con estiércol de oveja, bien curado, de tres años de antigüedad, que es el procedimiento tradicional del valle. Las ovejas de las que procede el fiemo, viven en la montaña y se alimentan con pastos naturales.

Para completar el abonado empleamos compost procedente de dos pozos donde van a parar todos los dehechos del huerto y los restos de las verduras y frutas que empleamos en la cocina. Estos restos los volcamos en un pozo de un metro de profundidad que durante un año se deja fermentar y se devuelve a la tierra convertida en el mejor de los humus.

En primavera y otoño regamos cuando lo pide con agua que se templa al sol, en una bañera enterrada en el centro del huerto,  esto nos permite regar con agua no tan fría para no coartar el crecimiento de las plantas.

Este invierno el huerto ha descansado  bajo la nieve que más de diez veces ha blanqueado generosamente el paisaje ansotano.

La borraja, excelente verdura autóctona, nace espontánea en cualquier rincón del huerto, prueba de su perfecta aclimatación.

Las patatas procedentes del vecino valle de Belabarce ya están sembradas, así como las zanahorias y el resto de la tierra está esperando que las condiciones metereológicas sean las adecuadas para la plantación. A partir del mes de mayo y hasta la próxima primavera el huerto nos proveerá de las hortalizas que pasarán en un santiamén de la tierra a la cocina.

Este año pensamos que os podremos ofrecer: patatas, zanahorias, borrajas, acelgas, tomates, lechugas, calabacines, pepinos, judías verdes, cebollas, puerros, remolachas, calabazas, perejil, nueces…

Para el cultivo de las plantas que necesitan más calor: tomates, calabacines, pepinos, disponemos de una terraza que protegida  de los fríos vientos del norte por la muralla de la iglesia, y orientada hacia el sur hace que las plantas se desarrollen con normalidad  y nos ofrezcan sus excelentes frutos.

, , , , , , , , , ,

  • Comentarios desactivados en Llega la primavera a nuestro huerto
  • Posted in La casa